La camiseta AMV, con los estilistas Céline Jeandaine y Olivier Richaud

Parte integral del ADN de American Vintage, la camiseta es uno de esos básicos que se reinventan constantemente. Céline Jeandaine y Olivier Richaud, ambos estilistas del sello marsellés, nos llevan entre bastidores.

Fotos: Pepe Lobez para American Vintage

¿Cómo ha evolucionado la pieza desde la creación de la marca en 2005?

Las primeras camisetas AMV fueron confeccionadas con fino jersey de algodón Supima®, transparente y suave para mujer. Para los hombres, es fluida. Poco a poco, múltiples variaciones fueron completando las colecciones: se trabajaron nuevos materiales, para obtener un resultado a veces estructurado, a veces más tierno, para desarrollar la experiencia sensorial, al tacto. Cuando se lleva puesto, la camiseta AMV adquiere una dimensión completamente nueva. A día de hoy, existen nada menos que 60 referencias para mujer (disponibles en 235 colores) y 45 referencias para hombre (disponibles en 158 colores). Muchos modelos son unisex.

¿Qué opinan de las nuevas referencias?

Partimos siempre de lo material: es éste el que guía nuestros deseos y nuestra creación. El proceso ocurre de manera instintiva, casi orgánica. Luego están los colores, muy importantes en American Vintage: desde los tonos suaves hasta los más alegres. La camiseta blanca, por ejemplo, está disponible en varios cortes, distintos materiales, pero también en varios tonos de blanco: óptico, nácar, tiza o incluso arena.

¿Si tuvieran que resumir la camiseta de AMV en una frase, cuál sería?

Céline · Yo diría que es un aliado que se adapta tanto al estado de ánimo como a los deseos. Tiene un lado tranquilizador.

Olivier · Es una prenda todo terreno, que puede ser la base de cualquier silueta.

 

El AMV Journal es un lugar dedicado a encuentros, descubrimientos y viajes. Cada semana, vibra al ritmo de los favoritos, retratos e inspiraciones de American Vintage y su estudio de diseño.