Nuevos modelos #6: Urbanismo botánico por The Young Herborist

young herborist amv journal

NUEVOS MODELOS es una serie de retratos y entrevistas de personas e iniciativas que están dando forma al mundo del mañana. Moda, comida o diseño … ¿cómo podemos producir de manera diferente? ¿Quiénes son las personas que promueven el cambio y por qué?

En esta nueva publicación, conocemos al misterioso Gary, de la cuenta de Instagram The Young Herborist. El muchacho no solo tiene una buena mano para las plantas, que cuelga por todo París en la boca de zapatillas vintage, sino también para los proyectos que cultiva en reuniones aleatorias. Entrevista con este artista en ciernes.

Un viaje sembrado de afortunados eventos

Después de sus estudios, Gary creó la marca de ropa Walk In Paris, con el bailarín Léo Walk. Si bien los materiales y los colores son modernos, el espíritu de la marca, él mismo, se inspira claramente en los cortes vintage que se ven en las tiendas de segunda mano de París. La colaboración entre los dos amigos y asociados funciona tan bien, que continúa en torno a otros proyectos artísticos, como La Marche Bleue, compañía de danza de Léo Walk cuya gira se encuentra en marcha. Prueba, si es necesario, de que la carrera de Gary ha estado sembrada de afortunados eventos, Walk In Paris le permite conocer al pintor Enfant Précoce, musa del sello, y termina por ser su manager. “Juguéeteé un poco en el terreno”, admite el joven experto en todos los oficios.

Para descubrir: Cuenta de Instagram de Gary

El estallido de The Young Herborist

Al mismo tiempo, Gary alimenta su pasión por la botánica, que cultivó desde muy joven gracias a los espaciosos jardines de su madre y su abuela. Si bien siempre ha estado enamorado de la vegetación, la idea se materializó hace solo 3 años, luego de una lesión relacionada con el fútbol. “Ya no podía salir de mi casa”, explica. Pasé mis días viendo tutoriales para hacer terrarios: los hice yo mismo, llené mi terraza con plantas y terminé por tener la idea de mi proyecto The Young Herborist”.

En su cuenta de Instagram, Gary recoge, planta, riega, pero sobre todo, colecciona zapatillas viejas de tiendas de segunda mano o de parientes para plantar flores y plantas resistentes a la intemperie. Aquí nuevamente, su proyecto maduró espontáneamente. “Siempre me han fascinado los zapatos que cuelgan de cables eléctricos”, dice. Se supone que la práctica, anglosajona, delimita las “zonas” de los narcotraficantes o sirve como tributo a los muertos. Pero como Gary no hace nada como los demás, se apoderó del símbolo para “devolverle un poco de belleza a la monotonía parisina” agregándole plantas verdes.

Nada se pierde, todo se recupera

Las plantas que cuelga son todas pequeñas obras de arte en evolución que se autogestionan, como en la naturaleza. Se podría pensar que es un adicto a las zapatillas, pero la acumulación de complementos y ropa, al igual que las compras compulsivas, no se asemejan al artista que confiesa poseer sólo unos pocos pares de zapatos, que viste hasta el desgaste. “Cuando estén demasiado desgastados, seguramente les pondré plantas y las exhibiré en la ciudad, bromea. Estoy a favor del upcycling, me encanta la idea de darle una segunda vida a algo que estaba destinado a morir”.

Un credo que aplica incluso en su camerino, ya que admite haber recogido algunas prendas del armario de sus abuelos. “Me encantan las piezas hermosas que resisten el paso del tiempo, las uso todo el tiempo. Algunos me han seguido durante años, por lo que hay historias que se crean en torno a estas piezas. Soy un poco fetichista de los objetos y su historia”, comenta, mencionando su chaqueta, que lo ha estado siguiendo durante varios inviernos.

Más allá de las calles de París e Instagram, las obras botánicas de Gary comienzan a interesar a las tiendas, que las ven como un activo único para sus escenografías. Últimamente, sus creaciones se encontraron en la tienda de Adidas en el Marais con motivo del lanzamiento de un par fabricado con materiales reciclados (Adidas Clean Classics). La pasión del artista y emprendedor se ha convertido, por tanto, en su profesión. “Me gustaría seguir en esta dirección, y pensar en los acontecimientos de la ciudad, los tipos de exposiciones en la calle en torno a mis obras de arte en evolución”, concluye.

El AMV Journal es un lugar dedicado a encuentros, descubrimientos y viajes. Cada semana, vibra al ritmo de los favoritos, retratos e inspiraciones de American Vintage y su estudio de diseño.