Design Parade 2019: han iluminado Toulon

Luc Bertrand, JPPM © villa Noailles, 2019_Zou Maë ! _1 (3)

Ya socio del Festival Internacional de Moda, Fotografía y Accesorios de Moda de Hyères desde hace 3 años, American Vintage ponía rumbo este año hacia Toulon. Del 27 al 30 de junio, la marca marsellesa celebraba su primera asociación con la edición 2019 de su famosa Design Parade. Galardonados con el Premio de Diseño de Interior de American Vintage este año, hemos entrevistado la pareja de diseñadores franceses formada por Céline Thibault y Géraud Pollttiero.

También pueden leer: Pascale Mussard, papisa de la Design Parade de Toulon

Este año, la Design Parade tenía por tema el acondicionamiento de una estancia de una casa mediterránea. ¿Cómo les vino esta inspiración?

Céline Thibault y Géraud Pollttiero: Muy pronto hemos querido imaginar un baño. Nuestro proyecto es a la vez inmersivo y experiencial. No solo se “ve” nuestra estancia: se escucha, se huele, se toca y se siente.

¿Es un baño que llama a los 5 sentidos?

Un poco, sí. Porque queríamos que los visitantes se “restregaran” a nuestra arquitectura como si se restregaran en su baño, hemos utilizado jabón de verdad como material principal de la bañera. Lo hemos desarrollado con la fábrica de jabón artesanal de Plaisant, a las puertas de Toulon. Se llama “Petits Toulonnais”. Su olor está muy presente, pero también podemos tocarlo. En cuanto al sonido, son cigalas que cantan.

La posición muy central de la bañera da la impresión de una estancia casi ritual…

Completamente. Este baño es culturalmente híbrido. El olor del jabón recuerda estas duchas que tomamos después de bañarnos en el mar, en casa de los abuelos o en una casa de vacaciones, en el Sur. Es una mezcla de quietud, sal, calor y cansancio. Hemos mezclado estas sensaciones con la cultura del baño japonés. Un lugar público al que se acude para relajarse y cuidarse, sin importar el género o la edad. Los bloques de jabón colgados recuerdan precisamente esta cultura asiática en la que nuestra pareja se sumergió durante 3 años, a lo largo de una residencia artística en Kioto.

La fábrica de jabón artesanal de Plaisant, en La Seyne-sur-Mer.