Direcciones: incognito en Saint-Tropez

st-tropez-3-1920x800_1_1

Desde la década de los 50, los años Bardot, Vadim o Barclay han contribuido al fulgurante proceso de lanzar al estrellato el pueblo de Saint-Tropez. Y, desde esta época “yeye”, el famoso puerto sigue difundiendo su inimitable perfume, hecho de bohemia y de chic, al resto del planeta. Para los iniciados, existen dos “St-trop”: el de los rutilantes yates en los que se pavonea la jet-set y el de los habitantes del pueblo, más confidencial, más auténtico también. Con una tienda American Vintage instalada en el 59 de la rue du Général Allard, es de este Saint-Tropez del que hemos decidido hablar.

La playa correcta: “La Ponche”

La Ponche, pequeña cala del golfo, empieza a hacer hablar de ella a finales de la Segunda Guerra Mundial. Boris Vian, Juliette Gréco, Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir pisan a su vez su arena fina. Pero fue en 1956 que la playa entró en la leyenda cuando Roger Vadim roda aquí la mítica escena de amor entre Jean-Louis Trintignant y Brigitte Bardot en la película culto Y Dios creó a la mujer [Et dieu créa la femme]. Una aparición que iba a cambiar el destino de este micro litoral. Los literatos del momento, como Françoise Sagan o Bernard Franck, también contribuyen a sentar su reputación de hot spot, instalando su residencia de verano aquí. En este sentido incluso se llegará a escribir que “es un refugio, un lugar de reposo, de amor y de escritura.” No se podría decir nada mejor.

Playa de La Ponche
2-6 Rue de la Rampe
83990 Saint-Tropez

La mejor tarta “tropézienne”: Marcel Cavazza


Repostería local ineludible procedente de Polonia y formada con crema pastelera, masa de bizcocho y cristales de azúcar, la tarta tropézienne es en Saint-Tropez lo que la pizza al tomate: indisociables. Para saborear una versión más innovadora, hay que acudir a la pastelería familiar Marcel Cavazza, donde Laurent Cavazza, formado en Lenôtre, se atreve a presentar una versión con frutos rojos.

Marcel Cavazza
29 Bis Rue Georges Clemenceau
83990 Saint-Tropez

Sin los parisinos: el Hotel de Paris

Un hotel de lujo, sí, pero en pleno centro de Saint-Tropez. Con sus habitaciones decoradas por Sybille de Margerie, su spa Clarins y su terraza (una de las únicas del pueblo): la escala es inevitable. El hotel también ofrece tumbonas cabañas y una piscina suspendida con vista panorámica del icónico campanario por un lado, y de la famosa gendarmería (transformada en museo), por el otro. Repleto en verano, en temporada baja es un refugio para apreciar la soberana tranquilidad de este lugar de un nuevo estilo.

Hôtel de Paris
1 traverse de la Gendarmerie
83990 Saint-Tropez

Arte en el Var: la Fundación Bernard Venet

¿Una dosis de cultura-escultura al aire libre? La fundación Bernard Venet, en el domaine de Muy, cerca de Saint-Tropez, compró una antigua fábrica y su molino en una finca de 4 hectáreas para transformarlos en un espacio de exposición a cielo abierto en un verde césped. Centenares de obras monumentales reúnen las firmas de los más grandes artistas procedentes del arte conceptual y minimalista de los últimos cincuenta años.

Fondation Venet
365 Chemin du Moulin des Serres
83490 Le Muy

El AMV Journal es un lugar dedicado a encuentros, descubrimientos y viajes. Cada semana, vibra al ritmo de los favoritos, retratos e inspiraciones de American Vintage y su estudio de diseño.