Verano 2019: las eternas vacaciones

11

Levantarse temprano, tomar tiempo, vivir el instante.
Lejos de la ciudad, las horas se estiran al infinito. Holgazaneamos.

Para volverla a encontrar, hemos tenido que conducir mucho tiempo.
Por la radio, suenan éxitos. Los de cantantes de antes.
No ha cambiado.
Sus contraventanas desconchadas, el frescor de sus habitaciones, su suelo dispar, tranquilizador.

En los armarios, una camiseta sin mangas, un vestido de franela, un sombrero.
Las camisas estampadas que dormían aquí y la ropa delicada de invierno, despiertan al contacto del sol.
Por primera vez, los algodones de antaño se encuentran con las prendas de denim y las influencias sportswear que llevábamos en la maleta.
Durante todo el día, llevamos al contacto de la piel estas telas reconfortantes, este algodón nido de abeja o este polar protector que envuelven la silueta con un aura familiar.
Sin tener que pensarlo. Como si fuera una intuición.

Encima de la cama, esta novela de amor que hemos leído centenares de veces.
Que volveremos a leer.

No es una estación, es una sensación.
Es el verano.

Descubrir el lookbook American Vintage primavera-verano 2019

Regreso a las fuentes

Color, cortes atemporales y una rigurosa elección de sus materias. Puestas de relieve, las prendas unisex visten todas las siluetas y se combinan a voluntad con modelos en contraste: vestido camisero aéreo, lino lavado o bermuda estilo traje que se lleva con algo casual.

En total, una combinación de influencias, para prendas que evocan la mezcla de los géneros, la despreocupación y la carretera de las vacaciones. Procedentes de una estética sportswear, los modelos con el sello “AMV Camp” soplan un viento de libertad muy años 70 en shorts o camisetas sencillísimas. Audaces, se mezclan con estampados vintage que recuerdan el ambiente tan particular de las tiendas de ropa de segunda mano. De inspiración “segunda mano”, la ropa toma la palabra para contar su propia historia. De forma diferente. Recogido por el camino de la playa, el frescor de un ramo de flores hace surgir estampados florecientes. Una audacia que combinamos en un modo aéreo con prendas nude. Como la arena de la que recoge el color, el algodón y la piel forman cuerpo con la materia: natural, ligera.

Para estilos que suenan como evidencias.

El cielo, el sol y Marsella

Bajo el objetivo de la fotógrafa Julia Chameau, la ciudad foceana se convierte en el campo de experimentación de la nueva campaña American Vintage. Siguiendo tres amigos por las calles de Marsella, se presenta como si contáramos una historia íntima.

Porque las modas pasan, pero el estilo queda, sus fotos se diseñan como un paréntesis fuera del tiempo. Los días de playa. Cuando no hacemos nada, pero que lo sentimos todo. El silencio. Las risas. El viento. Las calas. Rostros de este día de verano, Adèle Farine, Angèle Metzger y Lemmie van den Berg encarnan este estado de espíritu libre, justo en el instante. Por primera vez, solo visten prendas “Maison AMV”, nuevo concepto que reúne bajo un nombre evocador todos los básicos ineludibles de American Vintage, su silueta se vuelve atemporal. Verdadero cambio estratégico con acentos slow fashion, la marca enfoca sus básicos, entre los que la camiseta blanca se codea con el denim bruto, con los pies en la arena. Las chicas toman prestada del chico una chaqueta vaquera de algodón de grano grueso que contrasta con la delicadeza de sus piernas desnudas. El chico les roba, de sus camisas y shorts de terciopelo, los colores francos del verano: rosa cereza, rojo carmín. Lejos de las tendencias, justo en el instante presente, el trío celebra la vuelta a los orígenes de una marca diseñada para durar: este verano, 6 meses, como durante la próxima década.

El AMV Journal es un espacio dedicado a los encuentros, al descubrimiento y a los viajes. Cada semana, vibre al ritmo de los flechazos, retratos e inspiraciones de American Vintage y de su estudio de creación.